Mi compañero, pareja, amante y amigo: amor, la relación perfecta.

Siempre me ha gustado la palabra compañero/a, y me gusta aún más desde que he descubierto cuál es su etimología. Dice Joan Coromines, en su diccionario etimológico lo siguiente:

“Compañero”. Derivado del antiguo y dialectal “Compañía”, procedente del latín vulgar “Compañía”. Derivado de PANIS “pan”, en el sentido de “acción de comer de un mismo pan”.

Me agrada que la palabra compañero tenga como origen “persona con la que compartes tu pan”. Además, el Diccionario de la Real Academia (RAE) recoge varios significados de la palabra “compañero/a”, pero quiero quedarme con la acepción número cuatro, quizá la que se corresponde más con su origen etimológico: “Persona que tiene o corre una misma suerte o fortuna con otra”.

Pero, ¿qué es un compañero/a para nosotros?, ¿hay diferencia entre compañero/a, novio/a o pareja?

Realmente solo son etiquetas que poner para mostrar la madurez de una relación, utilizamos diferentes términos para mostrar nuestro grado se seriedad y compromiso con la otra persona.

La relación perfecta

Salir con alguien por el que sentimos atracción no es difícil, la compañía es buena y nos lo pasamos bien, podemos incluso tener un sexo increíble. Pero no siempre esa pareja cumple con los requisitos para ser nuestro verdadero compañero de vida. Son personas que no sólo nos acompañan, sino que complementan nuestra vida, son amigos/as, consejeros/as, confidentes, motivadores/as, cómplices…

Los compañeros se sienten cómodos en los espacios comunes y también en los compartidos con amigos y familiares. Son personas independientes e individuales, que no juzgan y eligen libremente disfrutar y amar nuestra entrega y presencia.

No necesitamos estar controlando ninguna situación para saber que podemos confiar en nuestro compañero. Si lo necesitamos, acudirá de inmediato.

Profesionalmente dejamos atrás roles de género tradicionales, no importa quién gana más dinero o tiene el mejor puesto, si los dos miembros de la pareja son maduros, inteligentes y seguros, se alegrarán por los éxitos profesionales del otro sin entrar en competencias, ambos sois una unidad. Si ves que se sienten intimidados o celosos de tu éxito, no es un verdadero compañero.

Un compañero siempre tiene tiempo para besarnos y acariciarnos. Dar los buenos días o las buenas noches con amor, mirarnos a los ojos, tomarnos de la mano. La intimidad se alcanzará a todos los niveles sin importar quien dijo “te amo” primero, ya que no sólo se pronuncia para agradar al otro, sino que llena de amor al que lo dice. No dudes en mantener una comunicación abierta y expresar tus sentimientos con regularidad, ya que esto convierte en especiales momentos cotidianos y hace que te sientas genial.

Discutir desde el respeto

Es importante discutir desde el respeto sobre los problemas cotidianos. Si lo hacemos desde el amor nos llevará a mejoras en nuestra relación. Sólo nos permitimos mostrarnos como somos en realidad delante de la gente que nos importa, y las peleas nos pueden ayudar en este sentido. Pero debemos resolver los problemas juntos mejor que cada uno por su lado, ya que la escucha es fundamental en una relación sana y mejorará sin duda la dinámica de la situación.

Eso no significa que haya que estar discutiendo sobre el futuro todo el día, vive el momento, disfrútalo. Muchas veces nos dejamos llevar por los posibles futuros (imaginados por nosotros) y nos ponemos en las peores situaciones posibles. Situaciones que en la mayoría de los casos no llegan a darse, pero que nos han hecho sufrir al vivirlas como real.

Si surgen cambios importantes en nuestra vida, debemos exponerlos y hablarlos abiertamente. Si de verdad nos importa nuestra relación, afrontaremos el desafío realizando los compromisos necesarios para mantenernos juntos y busquemos las mejores ideas para ver cuál nos funciona mejor. Podemos pensar en esta etapa como una prueba de nuestro amor, si la pasamos realmente merece la pena la apuesta.

Por todo esto, elegimos a un compañero/a de camino. No solo a un enamorado/a, sino a esa persona que nos acompaña en el sendero de la vida. No queremos sólo besos y abrazos sino que miren en nuestra misma dirección, cada uno con nuestras metas pero con el fin común de hacerlas realidad juntos.

Personas independientes, pero no excluyentes, que sepan que la relación es cosa de dos. Que ceda, como yo cedo también. Y que me mire cada día como si fuera la primera vez.

Definitivamente, un nombre no define una relación, pero podría ser el comienzo de todo.

Siéntase libre de comunicarse directamente con nosotros, haga que las cosas sucedan.
Número de móvil +34 698 52 23 72.
Estaremos encantados de asesorarte y resolver tus dudas.
Nuestro horario de atención telefónica es de 10:00h a 20:00h de lunes a viernes.

También puede contactarnos por email:
info@munaymatchmaking.com

Si estás interesado en ser AFILIIADO (opción gratuita) y conocer a nuestros exclusivos clientes,
ENTRA AQUÍ

Date la oportunidad de encontrar una relación de alto nivel de la
manera más segura y profesional.
¡No vas a perder nada, pero puedes ganar mucho!


EN MUNAY MATCHMAKING MINIMIZAMOS LOS RIESGOS Y AUMENTAMOS TUS POSIBILIDADES.

¿Por qué elegirnos?Nuestro Proceso