¿Mi relación es tóxica?

¿Quién no ha pasado o vivido de cerca una relación tóxica? Es éste un término que aparece en los últimos tiempos en los medios de comunicación. Pero, ¿qué son las relaciones tóxicas?

Podemos definir las relaciones tóxicas como: una relación que te consume, emocional y físicamente, no solo te frustra, también mina tu espíritu, tu personalidad y tu mentalidad. Diversos especialistas incluso la clasifican dentro del campo de las adicciones, ya que al intentar romper con ese vínculo dañino, la persona puede llegar a sufrir de síndrome de abstinencia.

No sólo encontramos relaciones tóxicas entre parejas, aunque son las más habituales, también podemos encontrar este tipo de relación entre compañeros de trabajo, amigos, vecinos, familiares… cualquier tipo de relación es susceptible de ser o volverse perjudicial.

Síntomas de una relación tóxica.

¿Cuáles son los síntomas ante los que alarmarse? ¿Qué las delata como dañinas?

Comportamientos de sumisión, aislamiento, dependencia, malestar, necesidad de justificarte continuamente, llevados a lo largo del tiempo, no como algo puntual, son síntomas de una relación tóxica.

Aunque es posible que el daño se haga y se reciba de forma inconsciente, son relaciones peligrosas, ya que en numerosos casos desembocan en maltrato, tanto físico como psicológico, con las consecuencias que ello conlleva.

Además, debido al uso de las redes sociales, en la actualidad es fácil ejercer un control estricto sobre una persona. Servicios como Whatsapp, Facebook, Twitter… nos permiten saber lo que nuestra pareja está haciendo en cada momento, a través de mensajes e incluso vídeos en tiempo real.

Sería muy conveniente una labor preventiva de información y uso adecuado de estas herramientas, que favorezca un uso correcto tanto para los afectados como al público en general, sobre todo en menores para evitar la “normalización” de situaciones de maltrato por desconocimiento.

¿Mi relación es tóxica?

Deshaciendo la relación perjudicial.

Debemos hacer hincapié en que, a pesar de la dificultad, podemos salir de una relación tóxica, para ello contamos con diversas estrategias. El primer paso sería que la persona afectada tomara conciencia de su situación, saber por qué situación estás pasando y que ésta se puede cambiar.

Para poder romper la cadena, debemos cambiar algunos conceptos:

  • Somos perfectamente capaces de estar solos o solas. Esa persona que nos tiene atrapados no va a cambiar de la noche al día. El miedo a la soledad y al rechazo muchas veces nos tiene atrapados, nos frena y nos mantiene en esa nociva jaula de malestar.
  • Diversos estudios nos muestran que las personas atadas a situaciones de dependencia tienen una baja autoestima, bien porque la traían con anterioridad, bien porque ha sido minada por la propia relación, dificultando en todo caso la ruptura. Es por tanto fundamental llevar a cabo un refuerzo de esa autoestima, haciendo que la persona se vea como lo que es; un ser capaz, decidido, fuerte e independiente, capaz de sortear cualquier obstáculo.
  • Algunas personas no rompen sus relaciones dañinas por la falta de tolerancia a la frustración que poseen. Al terminar una relación es común pasar por momentos de dolor, frustración, desapego, tristeza… y no todas/os están dispuestos a soportar esas emociones negativas, por lo que evitan tomar decisiones buenas para sus vidas por tal de no sufrirlas. Es importante trabajar en este aspecto.
  • Respétate y respeta a los demás. Si tú te respetas, no permitirás que otros no lo hagan.
  • Fija metas y objetivos alcanzables a corto, medio y largo plazo. Al marcar unos objetivos claros y los pasos a seguir para conseguirlos, es más fácil logar la motivación necesaria para continuar y no abandonar en el intento.

Una vez hemos sido capaces de cortar las cadenas que nos mantenían atada/o a la relación tóxica, vemos que hay un mundo por explorar. Somos responsables 100% de nuestras vidas. Las decisiones que tomamos, nuestras elecciones, nos llevan por uno u otro sendero en este camino llamado vida, mucho se ha escrito sobre esto, pero se trata de interiorizar lo leído.

¿Estás dispuesta/o a lograr la felicidad? Pues tengo una buena noticia: todo depende de ti.

Siéntase libre de comunicarse directamente con nosotros, haga que las cosas sucedan.
Número de móvil +34 698 52 23 72.
Estaremos encantados de asesorarte y resolver tus dudas.
Nuestro horario de atención telefónica es de 10:00h a 20:00h de lunes a viernes.

También puede contactarnos por email:
info@munaymatchmaking.com

Si estás interesado en ser AFILIIADO (opción gratuita) y conocer a nuestros exclusivos clientes,
ENTRA AQUÍ

Date la oportunidad de encontrar una relación de alto nivel de la
manera más segura y profesional.
¡No vas a perder nada, pero puedes ganar mucho!


EN MUNAY MATCHMAKING MINIMIZAMOS LOS RIESGOS Y AUMENTAMOS TUS POSIBILIDADES.

¿Por qué elegirnos?Nuestro Proceso